Brasil: una economía emergente

Por Luisana La Cruz Romero

La primera economía fuerte de América Latina, la segunda en toda América. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la séptima en el mundo, o la octava según el Banco Mundial. En los últimos años, Brasil se ha convertido en una de las mayores potencias de crecimiento económico, gracias a sus reformas para estabilizar la economía a través del fomento de la inversión, del impulso a la industria petrolera y de la consolidación en el mundo con sus exportaciones.

Bajo el esquema de que el Estado tenga la inflación y el gasto público bajo control, la expansión y el ritmo de crecimiento de este país es sustentable. No la tuvieron fácil. Pasaron casi 50 años luchando con la alta inflación, la pobreza, un bajo crecimiento e inestabilidad económica y aún le falta mucho camino por recorrer para superarse.

La verdadera razón del éxito en Brasil ha sido gracias a las medidas de los ministros de economía de los últimos años, en especial de Guido Mantega. Ellos aplicaron una combinación de políticas económicas con las sociales como clave para superar algunas dificultades. En el año 2003, se empezaron a implementar medidas severas en el plano monetario y fiscal para controlar la inflación y recuperar de alguna manera la confianza de los inversionistas extranjeros.

Empezaron por estimular la demanda interna en sectores con alto nivel de empleo como la construcción y la industria automotriz. Crearon créditos para las empresas brasileñas a través del Banco Público de Desarrollo (BNDES). Por último, expansión de programas sociales como Mí Casa, Mí Vida, para construir viviendas y que al mismo tiempo sirvió para la creación de empleos en diversos sectores. La inflación bajó de 17,2% en mayo del 2003 a 9,3% en diciembre de 2003, luego a 5,2% en mayo de 2004.

En Brasil se han creado más de 2.5 millones de nuevos empleos y en el 2010 aumentó aproximadamente un 7,5%. En principio, porque el Estado se ha preocupado por la consolidación del mercado interno y externo, la creación de empleos en los sectores más importantes, aumento de salarios y lo más importante: la lucha contra la inflación. Para el titular de Economía, Guido Mantega, es fundamental prevenir el crecimiento de la inflación, ya que impide la caída de las tasas de interés y “por lo tanto, el potencial para la expansión económica”, expresó al medio brasilero Dinheiro (Dinero).

El Ministerio del Trabajo informó que en abril se crearon en Brasil 272.225 empleos, a pesar de que el Gobierno busca enfriar el crecimiento económico para contener la inflación. Esta cifra suma a lo que va de 2011 un total de 880.717 empleos formales. Sin embargo, el rango de desempleo es de 7% a finales de 2010, lo que coloca al país en la posición 71 a nivel mundial.

La economía de Brasil está caracterizada por una extensa y desarrollada actividad en el área de agricultura, minería, manufactura y servicios. Su economía es importante en el ámbito mundial, pues es el mayor productor de café en el mundo; importante producción de piedras preciosas y semipreciosas; un gran productor de materias primas y productos manufacturados como equipos militares, televisores, celulares, computadoras, automóviles y aviones. Es una potencia turística, cada año Brasil recibe turistas de todas partes del mundo, especialmente de Europa y Estados Unidos. Sus exportaciones superan los 135 millones de dólares.

Esta potencia latinoamericana también tiene una fuerte actividad en el mercado interno. Mantiene alianzas comerciales con los países desarrollados, entre ellos Estados Unidos y la Unión Europea. Son socios comerciales de China, América del Sur -especialmente de Argentina- y los países africanos. Cabe acotar que pertenece a un sin número de organizaciones para Tratados de Libre Comercio como el Mercosur o el G20. Asimismo, se ha suscrito a acuerdos que protegen el medio ambiente como Protocolo ambiental antártico, Protocolo de Kioto o Ley del Mar.

A raíz de la crisis global en el 2008, en la que varios países, incluyendo Brasil, fueron afectados con una fuerte recesión, su crecimiento disminuyó. Hoy es una de las primeras economías emergentes en recuperarse y ganar la confianza de los consumidores e inversionistas.

En el 2010, logró obtener un PIB de 2,1 billones de dólares, así se posicionan como la séptima economía del mundo. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, expresó su alegría, pero, reconoce que este año el crecimiento económico bajara de 7,5% a 4,5% o 5% aproximadamente. Aseguró que seguirán fomentando la estabilidad y el buen ámbito de inversión como clave de su crecimiento económico.

A la primera economía de América Latina todavía le queda camino para crecer de forma duradera o consolidar sus instituciones. Tienen una elevada deuda, alta participación de las materias primas en los productos de exportación y una carga tributaria desequilibrada. Según la Organización Internacional del Trabajo, los programas de este país deberían ir enfocados al fortalecimiento de las políticas de empleo, programas de protección social, aumento en la tasa de inversión, reforma al sistema tributario y una tasa de cambio más competitiva.

Latinoamérica enfrenta muchos desafíos, los cuales provienen de un escenario económico internacional cambiante. Es importante que tengamos propuestas y políticas concretas que nos ayuden a enfrentar estos desafíos y conjugar proyecciones de futuro. La Economía Social de Mercado ha probado ser un punto de consenso en varios países, porque apuesta a la pluralidad política, social y económica.

Mega World News Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google Yahoo Buzz StumbleUpon Weekend Joy

Un comentario para “Brasil: una economía emergente”

  • es increible que los factores importantes ´para cada pais y la ayuda necesaria que require es ocacionada por una crisis……….;)]

Deja un comentario

*

Descarga el libro en PDF

Introducción a ala Economía Social de Mercado

Lineamientos Unidad