Socialismo Democrático y Capitalismo Social

Por Demetrio  Boersner

 

La historia universal del siglo XIX y las cuatro primeras décadas del siglo XX nos muestra una relación de franco antagonismo entre las fuerzas promotoras del socialismo democrático y los proponentes de un capitalismo con “rostro humano”.  Sólo el tremendo reto de la agresión nazi-fascista y la Segunda Guerra Mundial fueron capaces de crear bases de alianza y de comprensión mutua entre los luchadores por uno y otro de los dos proyectos mencionados.

 

Desde 1945 en adelante –empujados esta vez por otra amenaza, la del comunismo estalinista- la adversidad histórica entre la socialdemocracia y el socialcristianismo se ha ido transformando cada vez más en disposición al diálogo y a la colaboración leal en la construcción del modelo de la Economía Social de Mercado, inicialmente definido por pensadores demócrata-cristianos y hoy aceptado también por los socialdemócratas como valioso paso de avance histórico, o acaso una etapa de transición del capitalismo salvaje a una nueva sociedad cabalmente solidaria.

Esta evolución tuvo su manifestación más clara en la Europa de postguerra, pero un proceso análogo ocurrió al mismo tiempo en América Latina, y particularmente en Venezuela a partir de 1958.

La socialdemocracia y su proyecto, el socialismo democrático, tiene por principal fundador clásico a Carlos Marx, ayudado siempre por su fidelísimo amigo Federico Engels.  Conviene recalcar ese ancestro ideológico, en esta hora de tergiversaciones históricas, en que el comunismo estalinista y el conservadurismo neoliberal coinciden en pretender que Marx fue el auténtico precursor tan sólo de Lenin y del bolchevismo.

En realidad -como lo señala Dan Gallin- Marx fue el gran democratizador y desdogmatizador de un movimiento socialista  mundial que inicialmente fue autoritario y elitista.  El auténtico Marx -no su imagen dogmatizada por Lenin- aplicó a su propio pensamiento las normas del realismo histórico interactivo que constituyó su aporte más fundamental a la Ciencia Social moderna.  “Si éstos [los dogmáticos] son ´marxistas´, yo no soy marxista”, dijo, y siempre predijo que algunas de sus propias ideas no resistirían al enfrentamiento con “el verde árbol de la vida” ni a la “crítica demoledora de los roedores”.

De forma constante e implacable combatió dentro del movimiento obrero internacional  toda noción de que su conducción y orientación debiese estar a cargo de élites o de “grandes hombres”.  La libre discusión de las ideas y la libre elección de dirigentes representativos y responsables ante sus electores fueron, para Marx y Engels, exigencias absolutas y sagradas para el movimiento obrero socialista.  La “dictadura del proletariado” (expresión infeliz de Marx), para él significaba el predominio y hegemonía democráticos de los intereses de los asalariados sobre los de los magnates del capital.

A este básico influjo marxista en la doctrina y los programas de la socialdemocracia contemporánea se añadieron, por el libre juego de las ideas y la libertad de pensamiento que prevalece en su seno, importantes insumos ideológicos provenientes de fuentes religiosas y liberal-humanistas.  Estos valiosos ingredientes de origen no marxiano  han contribuido a fortalecer cada vez más entre los socialdemócratas una actitud abierta al diálogo con otras corrientes democráticas y a la aceptación de iniciativas reformistas provenientes del socialcristianismo, no como sustitutivas del programa propio pero sí, acaso, como etapa positiva (y digna de ser defendida) “a mitad del camino”.   En un aporte futuro quisiéramos describir e interpretar algunos pasos concretos en ese sentido: en Europa, en Latinoamérica y en Venezuela.

 

Bibliografía:

Berlin. Isaiah: Karl Marx, su vida y su entorno. Alianza Editorial, Madrid, 2000 (Primera ed. En inglés: 1939

Cole, G.D.H.: What Marx really meant.  Knopf, New York, 1934

Gallin, Dan: Fil rouge; expériences et écrits sur le syndicalisme international.  Collège du Travail, Genève, 2009

Günsche, Karl-Ludwig y Lantermann, Klaus: Historia de la Internacional Socialista (Prólogo de Willy Brandt).  Nueva Sociedad / Nueva Imagen, México, 1979 (ed. alemana, 1977)

Marx, Karl y Engels, Friedrich: Marx-Engels Werke (MEW).  Dietz, Berlin, 41 vols., 1956-1966

 

 

 

Article Global Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Eli Pets

Deja un comentario

*

Descarga el libro en PDF

Introducción a ala Economía Social de Mercado

Lineamientos Unidad