Entradas con la etiqueta ‘economía’

Reflexiones sobre la libertad y la justicia social.

l_angel-alvarado1Por Ángel Alvarado

Conferencia dictada en el marco del cierre del seminario Juventud y Destino de la Nación 2011-2012.

Aunque el hombre ha nacido libre, y la justicia está inscrita desde la misma infancia en el corazón del hombre. Ni la una, ni la otra se alcanzan sin el esfuerzo y el concurso de “toda” la sociedad y de todos los hombres. La libertad y la justicia son una conquista “permanente” a la que todos los políticos y todos los ciudadanos están llamados.

Entre todos los valores del orden social, pareciera que la libertad ocupa el puesto primigenio, tanto que, llega a ser razón de ser de la justicia. Una justicia llamada a asegurar la libertad y a darle pleno sentido.

La libertad es consecuencia de la justicia, y sin ella no podría existir en modo pleno. Nos proponemos indagar sobre estos aspectos en la presente reflexión. No existe libertad sin justica; no existe verdadera liberación sin justicia social; no todos los modos de la justicia social llevan a la liberación: a la libertad plena. Y haremos todo esto con el fin de “definir” los contornos de una justicia social en libertad.

Al final hablaremos sobre el socialismo bolivariano que, no nos ha llevado ni a la libertad ni a la justicia social. Siendo el gran reto del “próximo gobierno” dar respuesta a los problemas sociales que los más pobres están reclamando desde hace décadas.

La Libertad

La libertad es un don y una tarea inacabada. Hemos nacido libres, y libres debemos permanecer, para desplegar todo nuestro potencial, todo lo que estamos llamados a ser y hacer.

Han sido muchas las concepciones de la vida, del mundo y la política que han mirado con “recelo” la libertad; o la han considerado como una restricción para sus proyectos, como un valor “sustituible” en el avance de la sociedad. Otros son los que han defendido un tipo de libertad en detrimento de otras de sus dimensiones, aniquilando la verdadera libertad.

Leer el resto de esta entrada »

Venezuela 2030

12896938_copia.520.360MIGUEL ÁNGEL SANTOS |  EL UNIVERSAL

miércoles 3 de julio de 2013  12:00 AM

He pasado algún tiempo revisando el informe Tendencias Globales 2030 del Consejo Nacional de Inteligencia de Estados Unidos (NIC). La idea de esta serie quinquenal es proveer un marco de referencia para pensar sobre el futuro. Sólo así podemos prever las oportunidades y amenazas que enfrentaremos en quince o veinte años y reaccionar estratégicamente en consecuencia. Por desgracia nos agobia tanto nuestra cotidianidad (con razón) y nos urge tanto el presente que rara vez deja lugar para este tipo de reflexiones. De allí surgió la idea de compartir con ustedes aquellas tendencias que más nos podrían afectar y reflexionar sobre sus posibles efectos sobre nuestra sociedad.

La mayoría de los expertos consideran muy probable que para el 2030 Estados Unidos se convierta en exportador neto de gas natural y petróleo. Ya de por sí ha recuperado el liderazgo como primer productor de gas natural del mundo, expandiendo la vida útil de sus reservas de treinta a cien años a través de la fractura hidráulica. Nuevas tecnologías (“fracking drilling”) podrían también permitirle acceder a depósitos de petróleo en roca hasta ahora muy difíciles de alcanzar, con lo que podrían reversar su balanza energética en veinte años. Lo único que amenazaría este proceso son las preocupaciones ambientales. Si éstas no prevalecen o son mitigadas, para 2030 la capacidad global en exceso se estima en ocho millones de barriles día (tres veces nuestra producción). Llegados a este punto la OPEP perdería el control sobre el mercado mundial. No hace falta abundar acerca de la hecatombe que esto representaría para nosotros. En términos directos, el petróleo representa 94% de nuestras exportaciones, 40% del ingreso fiscal y 30% de la producción a precios corrientes. En términos indirectos lo es prácticamente todo. Nuestras exportaciones de otras materias primas (minería) han sido descuidadas, mientras que la manufactura privada ha sido ahogada para darle paso a importaciones baratas. Si no hacemos la transición productiva y diversificamos exportaciones nuestra ingreso se derretirá como hielo hasta alcanzar el nivel de cualquier economía media o pequeña de América Latina.

El informe también prevé un importante efecto sobre la economía mundial como consecuencia del envejecimiento de la población del cual no estamos exentos. La tasa de crecimiento poblacional de Venezuela ha venido cayendo de 3,5% anual en los años ochenta hasta un estable 1,6% anual en la última década. Si combinamos esto con el aumento de la expectativa de vida promedio, llegamos a un escenario en donde la pirámide de los libros de geografía de mi generación empezará a asemejarse más a un cuadrado, con cada vez menos población (en términos proporcionales) en edad de trabajar y cada vez más en edad de jubilación. ¿Cómo vamos a pagar por la vejez de éstos últimos? Estas dos primeras posibilidades son muy peligrosas, si se consideran desde la perspectiva de otras tendencias que podrían afectarnos.

Los próximos veinte años también serán testigos de un proceso de reducción de la pobreza y crecimiento de la clase media a nivel mundial sin precedentes. Esto en el informe es visto con potencial muy positivo, porque en la medida en que la producción y el ingreso crecen los individuos tienen más que perder y se madura políticamente. Este punto me ha dado mucho qué pensar, porque creo que en el escenario pasivo nosotros vamos a estar más bien a contramano. La espectacular bonanza petrolera de los últimos años y el endeudamiento salvaje han financiado un boom de consumo que ha reducido la pobreza así medida. Cualquier parpadeo de nuestra economía tendrá un potencial mayor de generar inestabilidad, violencia y caos, pues esas familias que apenas han conseguido superar la barda van a defender su posición a ultranza. No será producción lo que defiendan, será consumo. Y esto lo hace particularmente riesgoso. De manera que aunque estemos cerca del nivel de ingreso per cápita que el NIC considera el límite a partir del cual se entra en un proceso de maduración política y profundización democrática ($12.000 dólares por habitante PPP), ese límite para nosotros podría ser una ilusión.

Visto así, no luce nada prometedor. Venezuela 2020 solía ser un eslogan de mi generación para describir un futuro prometedor que alcanzaríamos en un lapso de tiempo relativamente razonable. A estas alturas es muy posible que lleguemos a esa cota en un estado de involución política, social, económica e institucional, al menos en relación con el punto aquél desde el cual nos fijamos aquella meta. 2030 está apenas un poco más allá. ¿Es esto inevitable? ¿De qué depende? ¿Qué podemos hacer por cambiar esta situación?

Los restos del boom petrolero

84434_122752_1VÍCTOR SALMERÓN |  EL UNIVERSAL

martes 10 de septiembre de 2013  12:00 AM

Transcurridos diez años desde que la suerte comenzó a sonreírle a Venezuela y el precio del petróleo inició un largo y sostenido aumento, es evidente que nos enfrentamos a un nuevo fracaso, a un ciclo que nos deja más dependientes del barril y con severos desequilibrios que día a día se manifiestan en alta inflación, escasez de productos básicos y creciente devaluación de la moneda.

¿Cómo se han administrado los petrodólares? El sueño de estructurar un tejido industrial a través de expropiaciones, estatizaciones, financiamiento de proyectos y empresas mixtas con países aliados como Irán, no ha tenido el resultado esperado a pesar de la profusa inyección de divisas.

Las estadísticas del Banco Central registran que entre 2003 y el primer semestre de este año el país ha obtenido por exportaciones petroleras 653 mil 860 millones de dólares, de los cuales, el 56% ha sido utilizado por el sector público y 44% por el privado.
A pesar de que la petrochequera financió la creación de empresas como Venirauto, la estatización de compañías emblemáticas como Sidor, cementeras y todo el sector eléctrico, el aporte del sector público al PIB ha permanecido en 30%, la misma proporción que en 2003.

Al mismo tiempo las exportaciones no petroleras, el indicador que refleja si el país tuvo éxito en la tarea de diversificar la economía y crear otra fuente de divisas, desnuda que en 2012 el ingreso por este concepto fue 27% menos que en 2003.

El sector público no pudo aumentar el aporte al PIB a pesar de la enorme transfusión de divisas porque su crecimiento en los últimos diez años ha sido más lento que el privado, en medio de fallas gerenciales y un entorno que afecta a la economía como controles de precios que desestimulan la producción y una moneda sobrevaluada que alienta las importaciones.

Ahora, cuando la realidad ya es imposible de ocultar, el Gobierno intenta salir del atasco reuniéndose con empresarios, planteándose cómo entregar un poco más de dólares al sector privado y tratando de eliminar algunos trámites burocráticos.

¿En verdad el problema es tan sencillo o se trata del fracaso de un modelo?

Treinta años después

viernes_negroPor Pedro Benítez

Se atribuye al futurólogo Herman Kahn la afirmación según la cual  hay países que botan su futuro cada diez años.  Se podría que decir que el nuestro está en ese grupo.

Desde el 18 de febrero de 1983 Venezuela parece haber quedado atrapada fatalmente en el péndulo de controles de cambios para restringir la salida de divisas y ensayos nunca muy extendidos en el tiempo de libre convertibilidad de la moneda.

Las medidas de febrero de 1983 pusieron  fin a 22 años seguidos de estabilidad y libre cambio del bolívar. De allá para acá hemos tenido (hasta ahora) 18 años de  control de cambio: 1983-1989, 1994-1996 y 2003-2013 (el más extendido). Versus 12 años de tipo de cambio libre: 1989-1994 y 1996-2003.

Adivinen en cuales períodos se devaluó más el bolívar.

Leer el resto de esta entrada »

Empresa Privada “el adversario a vencer”

Por Homero Ruiz

Durante los ya largos y tortuosos 14 años que lleva gobernando Venezuela Hugo Chávez Frías, hemos podido presenciar un sin número de ataques, atropellos e insultos de su parte contra quienes se constituyen como una fuerza opositora a su afán controlador, es decir, hacia los sectores productivos del país. Para nadie es un secreto, que si por Chávez fuera,  no existiera en Venezuela ninguna empresa privada, ya que las mismas representan todo lo que él más detesta, en primer lugar, que hayan individuales capaces de generar riqueza y además producir puestos de empleo de calidad y en segundo lugar, que estos centros de producción no le rindan cuentas a su gobierno.

Hugo Chávez siempre ha tenido la necesidad de adversar algún sector de la sociedad, para así poder fundamentar todas sus acciones políticas, podemos recordar varios casos, la Banca Privada, Los Medios de Comunicación Social, La Empresa Privada y por supuesto su adversario favorito “El Imperio”. En tal sentido, siempre invocando la soberanía nacional, el bien supremo del pueblo y los valores bolivarianos, ha arremetido cada tanto tiempo, contra alguno de estos sectores que hacen vida en el país.

Es evidente, que estamos ante una grave crisis de abastecimiento, buena parte de los productos considerados como de primera necesidad están desaparecidos de los anaqueles, resulta imposible conseguirlos y todo esto como consecuencia de la descalabrada política importadora que ha manejado el Gobierno, con la que ha llevado a la producción nacional a su mínima expresión, lo que a todas luces parece que es su objetivo fundamental, destruir cualquier iniciativa distinta a las que sean adelantadas por el Estado todo poderoso.

Leer el resto de esta entrada »

VENEZUELA: ¿Sociedad Fracasada o Sociedad Secuestrada? 54 años después… 1958 – 2012

Por Orlando Cabrera Eleizalde (*)

Premisas y Contexto

Cuando reflexionamos sobre desarrollo social, sin llegar a un pragmatismo extremo, debemos concluir de manera sencilla que nada del intercambio entre seres humanos como entes gregarios, es posible si no existe la división del trabajo y definitivamente una economía que la soporte de manera permanente con equilibrio sustentable.

La idea que tratamos de trasmitir en este escrito, es una visión personal de la Venezuela actual  que muchos no desean aceptar o no les interesa entender, porque son presa de la demagogia rentista de la aspiración del poder y el dinero que soporta nuestros gobiernos estatistas desde antes de 1958, hasta nuestros días. Es decir, ¿por qué Venezuela se exhibe ante el mundo como una Sociedad Fracasada?, cuando es tierra de gracia bendecida por Dios.

Venezuela es una sociedad joven de vieja cultura. El universal y principal medio de comunicación, el idioma, el español, data de más de mil años, es hijo del latín y nieto de griego. La cultura europea y norte americana moderna, ha estado presente en su historia reciente y en nuestra academia, en nuestra idiosincrasia social. Nuestra geografía está llena de recursos naturales de toda índole, aprovechables por una pequeña población asentada en un vasto territorio de diversa geografía, clima benévolo y riqueza abundante, que ha vivido su autodeterminación en el marco de una convivencia envidiable y sin discriminaciones sociales importantes. ¿Por qué entonces hemos involucionado tanto?

El Discurso Político y la Demagogia Implícita

Cincuenta y cuatro años tenemos definiendo el sistema de gobierno que requerimos para progresar. Nos debatimos entre la ideología política socialista vs la liberal, o combinaciones de estas, las cuales han sido suficientemente tratadas por la historia política. Sin embargo, en la historia los estudiosos de la materia no han podido definir o mejor dicho desligar la política de la economía. Han tratado de hacerlo, pero no es posible. Hablar de circunstancias de la historia, personificadas por Mao, Hitler, o Mussolini, Pinochet, Fidel Castro y ahora Hugo Chávez, y definir su actuación en ideologías políticas como fascismo, nazismo, maoísmo, capitalismo, liberalismo o neoliberalismo, comunismo y socialismo del siglo XXI, es como asumir que hechos de gobiernos del pasado forman una “filosofía política” digna de considerar o seguir e incluso compartir, es en realidad un absurdo en el presente.

Hitler y Mao, cada uno en su tiempo y circunstancias, quiso gobernar al hombre en sociedad y decidir cómo debía desarrollar la vida y como interaccionarse con sus pares. Eso definitivamente no es ideología política, se hayan escrito todos libros sobre el particular o no.

En realidad se trata de “libertad y libertades”. Derecho a trabajar de la sociedad, de las familias que son su suma. No habrá prosperidad en una familia si los padres no trabajan, ahorran, e invierten en educación y salud para sus hijos, haciendo un aporte con el cultivo de su inteligencia a esa sociedad que sirven y los acoge como seres gregarios que se rigen por un compromiso común: La Constitución de sus Derechos y Obligaciones. Así de simple. La sociedad funciona igual que una familia. Si no trabaja, ahorra e invierte, no progresa. No hay medida macroeconómica o promesa mesiánica que permita a una nación progresar sin el esfuerzo del trabajo, hecho por supuesto con la mejor eficiencia y rentabilidad posible.

Pero a la retórica populista de políticos deshonestos no les importa eso… Me generó lástima y pena ajena las declaraciones recientes de un político constituyente de 1999 con pos-grado en Políticas Públicas, que denunció a la oposición  porque tiene una agenda y un programa “neo-liberal”… y por eso abandonaba su lugar de oposición… Como si ser liberal o neoliberal es una cualidad similar a un “mal que debe ser erradicado de la sociedad” y que solo es producto de “mentes degeneradas o de hijos indeseables para esa sociedad”

Lo que no sabe el político en ciernes, o no le permite su demagogia populista es que el “Neoliberalismo”, se incorpora al lenguaje político de los socialistas no como el nombre de una doctrina o una dirección de pensamiento, sino como un neologismo  peyorativo que sirve para agredir a quién piensa diferente. Exactamente igual como logró Carlos Marx al acuñar el término “Capitalismo” para despreciar per sé al adversario.

El liberalismo económico defiende el mercado como instrumento productivo para asignar los recursos escasos de la sociedad a sus usos o empleos alternativos a través de los precios libres. Respeta de esta manera las prioridades de la gente en esas asignaciones, y no se imponen los criterios de las élites de los elencos políticos y los burócratas del Estado.

En América Latina y particularmente en Venezuela, los socialistas, desde los blancos, verdes rosados y rojo rojitos, han tratado de detener la adopción del modelo de sociedad libre, como una aspiración no al crecimiento económico, ni a evitar las crisis del mal manejo de la economía, sino a la democracia verdadera, que es expuesta por los liberales como una condición para el funcionamiento libre del mercado. “Democracia y Libertad” es la base sustantiva del liberalismo, donde la sociedad tenga hegemonía sobre el Estado y no todo lo contrario.

He copiado parcialmente escritos de otros artículos propios debido a la pertinencia para destacar, que el actual proceso político venezolano no es diferente a otros del pasado donde la promesa electoral se sustenta en el populismo demagógico y por ende en la ignorancia del pueblo venezolano, que lamentablemente avanza en su involución de manera superior a la pobreza.

Leer el resto de esta entrada »

¿Qué puede pasar en España?: ¿Un Golpe de Estado?

Por Oscar Meza
Ciudad de Madrid, EspañaSeguimos diariamente el empeoramiento de la situación económica de España, a través de la Televisora  Española –tve- y de otros medios; y después  de las últimas medidas anunciadas por el gobierno, nos preguntamos ¿qué puede pasar en España?

Algo tiene que pasar…

Con una tasa de desempleo de  25% y más de 50% entre los jóvenes, reducción de salarios y beneficios a los trabajadores del sector público, recortes al gasto público, más de 500 desahucios de viviendas y locales diarios, un rescate de 100.000 millones de euros para la banca y el empecinamiento ideológico del nuevo gobierno en medidas que lejos de resolver la crisis, lo que han hecho y seguirán haciendo es profundizarla, se plantea un limbo como salida a esta crisis.  Ni siquiera la opción de un golpe de estado, como se intentaría por estos lares, siguiendo la tradición autoritaria y mágica que nos alumbra.  Afortunadamente, en este caso, no se escucha hablar de Golpe de Estado.  España pertenece a la Unión Europea y sus instituciones están comprometidas con la democracia, a pesar de ser, la española, una democracia joven.  Seguramente más sólidas que las venezolanas, que llegaron a los cuarenta años y no maduraron.

También si esa crisis se desarrollara en unos de nuestros países podrían presentarse revueltas tipo “El Caracazo” de 1989, aunque, a la fecha, en dimensiones localizadas ya se han registrado ese tipo de manifestaciones en España.  Porque para recordar una inteligente frase del profesor Héctor Valecillo (UCV): “Los pueblos nunca se suicidan”, aunque sí se equivocan, y bastante, agregaría este redactor.

Mariano Rajoy y el Partido Popular

Lo que llama la atención a los observadores de este lado del Atlántico es el afán de Mariano Rajoy y el Partido Popular por llegar al gobierno, sabiendo de la profunda crisis por la que ya atravesaba el país.  Para nada.  O para peor.  Porque demuestra en el gobierno Rajoy, que no estaba preparado para enfrentar la grave situación o peor, que no estaba informado de su magnitud, lo que sería imperdonable en quien se obstinó en ser presidente del gobierno de España en este tiempo y todos los días desde la oposición le daba lecciones  de “buen gobierno” al presidente Rodríguez Zapatero.

Leer el resto de esta entrada »

Las amarras que no nos dejan competir

Por Tadeo Arrieche
Venezuela es un automóvil de 8 cilindros que tiene mucho tiempo funcionando apenas con 4 de ellos. No podemos esperar competir eficientemente en una carrera con estas condiciones, pues somos lentos, tal vez por comodidad, ineficiencia, desorden, simple costumbre o los intereses de algunos pocos.

Quienes creemos en el emprendimiento vemos el país así y sostenemos que es necesario cambiar un cultura adentrada en nuestra sociedad que tiende a respetar con demasiado ahínco la renta petrolera cuando en realidad debería preocuparse por resolver los asuntos económicos que no nos dejan abandonar el denominativo de país “en vías en desarrollo”.

Observo que parte del problema es que cada día nos es más difícil competir internamente en un mercado viciado e intervenido por el Estado. Es difícil lograr mayor y mejor cantidad de bienes si no hay criterios de competencia, en los cuales quienes se dedican a la actividad productiva no tienen como consolidarse ante las  continuas contingencias a la que está sometida nuestra economía.

Sin ánimos de equipararme a quienes conocen de los asuntos económicos, es de considerar que el primer eslabón que debemos superar para que volvamos a la senda de la competitividad económica tiene que ver con la seguridad, concepto que abarca desde la seguridad económica, la jurídica y la personal, que ha intervenido claramente en la producción.

No es posible para un empresario – desde el micro hasta el macro – invertir y desarrollar su producción si tiene continuos embates impuestos por la excesiva regulación de precios, tributos, contribuciones y demás conceptos parafiscales que cambian los rangos de operatividad de su empresa, lo cual se une en una vorágine de incertidumbre a nivel económico y legal que no permita rango de planificación sino que te somete a una interminable sesión de pensamiento estratégico para subsistir.

Leer el resto de esta entrada »

Anaqueles y bolsillos semivacíos

Por Oscar Meza

Anaqueles semivacíos reflejan menor variedad de productos. O escasez, simplemente. También significan productos más caros, cuando se consiguen.  Esto es más notorio en los artículos de higiene personal.

“No señor, eso ya no viene más”

En una visita de compras realizada a una conocida red de farmacias dedicada a la venta de medicamentos y artículos de belleza e higiene personal en la avenida San Martín de Caracas, no se consiguió enjuague bucal de ningún tipo, loción para después de afeitar ni insecticida azul contra los zancudos.  Al preguntar por el enjuague bucal  en láminas, la respuesta fue directa: “No señor, eso ya no viene más”.  Algunos dirán que esos no son productos de primera necesidad.  Pero, son parte de las preferencias de un consumidor, tan respetables y necesarias como las otras, contestamos. Y replicamos: ¿Y es que acaso los llamados productos de primera necesidad, sí se consiguen?  Veamos lo que reseña la prensa y los reportes del CENDAS-FVM: hay escasez de harina pan, café, azúcar, pastas, carne de res y sardinas enlatadas a precios regulados y margarina.  La escasez es reflejo de una oferta insuficiente y esa falla del mercado se resuelve en los precios: cuando un producto escasea, su precio aumenta.  Así de sencillo.  No hay que hacer un curso de microeconomía para comprender esto.

¿Se puede bajar la inflación?

Claro que es posible bajar la inflación, como lo han hecho la mayoría de los países, pero se requiere voluntad política, estabilidad institucional y jurídica y un mínimo respeto personal para los productores.  Por el contrario: ¿Es posible controlar la inflación en un ambiente económico con tantas restricciones e intervenciones?  No es posible.  No es coherente con el propósito manifiesto del gobierno de bajar la inflación, por ejemplo, aumentar el salario mínimo en 32,5%, de manera inconsulta; radicalizar el control de precios mediante una ley de costos y precios y encima, aprobar una ley del trabajo, sin la participación de los principales actores de la economía, como son los trabajadores y los empresarios. De esa ecuación no se puede obtener otro resultado que un aumento de los costos laborales, más trabas a los negocios formales y mayor exclusión laboral; sumado todo ello al incremento descontrolado del gasto público para evitar a todo trance la merecida derrota electoral.

El nuevo salario mínimo y el viejo problema de la inflación  Leer el resto de esta entrada »

Academia Nacional de Ciencias Económicas: consideraciones en torno al Proyecto de Ley Orgánica del Trabajo

La  Academia Nacional de Ciencias Económicas, de acuerdo con lo dispuesto en el numeral 4º del artículo 2º de su ley de creación que se transcribe:

“Tomar iniciativas y hacer saber su opinión razonada en la elaboración de leyes en materia económica, así como en todo asunto de interés público que directa o indirectamente concierna a la Ciencia Económica”

Se dirige  a la Comisión Presidencial nombrada a los efectos de elaborar la propuesta de una nueva Ley Orgánica del Trabajo y al público en general, a los fines de hacer saber su opinión razonada sobre las consecuencias macroeconómicas del proyecto de ley en referencia.

  1. Como se desprende de numerosas investigaciones socio-económicas, en todo momento, la incorporación del trabajo humano a los procesos productivos dirigidos a satisfacer las necesidades materiales de la población, genera relaciones sociales trascendentes que involucran la distribución del producto social y  la conservación y crecimiento del potencial productivo. Tales relaciones sociales han variado en el tiempo y con el progreso del conocimiento científico y tecnológico, aplicado a los procesos productivos y distributivos.
  2. Los cambios aludidos en el ámbito social, económico y en el científico-tecnológico, en general, han procurado aumentar el bienestar material de la población, al incrementar la productividad y reducir los riesgos de escasez y de desmejoramiento de la capacidad de acceso de las personas a los bienes y servicios, no sólo en el presente sino también en el futuro. Por ello, los objetivos que se tracen en materias tan relevantes como las relativas al régimen laboral, deben formularse teniendo en cuenta que las mejoras distributivas en el presente no pueden sacrificar el potencial productivo para la satisfacción de las necesidades materiales de las generaciones futuras.
  3. El progreso en las relaciones políticas asociadas a las relaciones sociales aludidas, ha demostrado requerir una combinación equilibrada de prácticas que involucran criterios de “justicia conmutativa”, relativos a las prácticas surgidas de la producción y relacionados con  la gerencia y  la administración del capital y del trabajo humano, y de “justicia distributiva”, que implican intervenciones de política económica; debiendo corresponderse tal combinación de prácticas con las circunstancias macroeconómicas. Leer el resto de esta entrada »

Descarga el libro en PDF

Introducción a ala Economía Social de Mercado

Lineamientos Unidad